Montag, 28. Januar 2013

Contergan - 50 años después

El escandalo de medicamentos más grande de Alemania

En 1957 el producto farmacéutico Talidomida llegó al mercado alemán con el nombre Contengan – sin la obligación de recetarlo. Cuatro años después la empresa fabricante Grünthal lo sacó del mercado. Se había comprobado una relación causal entre la toma de ese medicamento por mujeres embarazadas y una ola de formaciones defectuosas de recién nacidos hasta mediados del año 1962. Las mujeres habían tomado Contengan contra las nauseas del embarazo.
En aquel tiempo 5000 niños nacieron en Alemania con minusvalías fuertes – sin extremidades, con defectos de los órganos, sin ojos o narices, sordos. Solo dos tercios de estos niños sobrevivieron el primer año de su vida. 

Un niño con minusvalías a causa de Talidomida, foto: Reuters


En las últimas décadas esos seres humanos con grandes defectos físicos han puesto con sus pies los pañales a sus niños, se han movido sentados o han abierto botellas con sus dientes. Pero a la edad de 50 años su cuerpo ya no soporta esta manera de vivir. Cuando ellas y ellos eran niños aprendieron movimientos casi acrobáticos para poder tener una vida independiente. Últimamente las consecuencias llegan a la luz: artrosis, prolapso de disco intervertebral, debilidades musculares.
También está creciendo el número de informes sobre ataques de corazón en las personas dañadas por Contengan. Se vuelve difícil colocarles/ponerles un bypas cardíaco. Como no se puede usar las venas de los brazos o de las piernas se debe usar los vasos extracardiales del tórax para darles una sustitución de los vasos obstruidos. Se vuelve también difícil tomar la presión a las personas dañadas por Contengan. Muchos vasos sanguíneos están defectuosos o no tienen una terminación definida (verlaufen ins Leere).
Talidomida nunca desapareció de la medicina alemana. Desde el año 2008 el medicamento está de nuevo autorizado oficialmente. Se ha comprobado su eficacia en la terapia del mieloma múltiple (cáncer del tuétano). Solo médicos especializados la pueden aplicar y sus pacientes están obligados a usar métodos anticonceptivos. Todas las mujeres tienen que hacer una vez al mes una prueba de embarazo.
Manifestación de personas danhadas por Contergan, En los afiches se puede leer: “50 años de sufrimiento. Basta!” (izquierda) y “Para una indemnización justa!” (derecha), Foto: dpa

Algunos médicos o fisioterapeutas que tratan a las personas discapacitadas a causa de Contengan, exclaman que están haciendo “daños físicos cotidianos” porque no pueden aplicar terapias adecuadas ya que los seguros médicos ya no cubren los masajes y fisioterapias que estos pacientes requieren. Según un estudio un tercio de las personas dañados por Contengan paga el costo de los masajes y drenajes linfáticos con su propio dinero. Muchos afectados invierten grandes montos de dinero a la remodelación de sus apartamentos para volverlos acondicionados para minusválidos. La “Conterganstiftung” – la fundación de Contengan les otorga una jubilación mensual de 1152 Euros y un pago extra una vez al año. Las victimas que están clasificados por sus seguros médicos como pacientes dependientes reciben hasta 685 Euro extra.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen